TORSIÓN TIBIAL INTERNA

Es la rotación de la tibia en su eje longitudinal que produce un cambio en el alineamiento de los planos de movilidad de las articulaciones proximal y distal.

Swati Ghandi. Human Tibial Torsion _ Morphometric Assement and Clinical Relevance. Biomed J 2014;37: 10-13

Si el fémur presenta una torsión interna, las rodillas apuntan hacia adentro y el niño se sentará en el suelo o en la cama con las piernas y los pies a ambos lados del cuerpo, en posición que llamamos en W. Si el fémur y/o la tibia presentan torsión interna, el niño caminará con los pies hacia adentro con la apariencia que las puntas de los pies chocan entre sí.

Meter la punta del pie al andar (o marcha en rotación interna, en terminología médica o IN TOED en terminología americana), no tiene por qué ser indicativo de algo patológico. Todos tenemos nuestra forma propia de caminar.

Si revisamos como determinar el eje de la articulación del tobillo, debemos realizar una bisección del maleolo tibial y lateral. Entonces veremos que en realidad es oblicuo.

EVOLUCIÓN

Hutter, Charles G. Jr.; Scott, Walter

A medida que los huesos de la extremidad inferior crecen, se produce una torsión externa progresiva de los mismos; es decir, el crecimiento de fémur y tibia se acompaña de giro hacia afuera (Staheli 2001). De esta manera el niño va creciendo y la posición de la punta de los pies va orientándose hacia afuera.

JBJS: July 1949 – Volume 31 – Issue 3 – p 511-518

https://journals.lww.com/jbjsjournal/Abstract/1949/31030/TIBIAL_TORSION.6.aspx

La tibia adulta normal tiene alrededor de 20 grados de torsión externa.

Los extremos de torsión tibial, interna o externa, si se permite que persistan, producen miembros discapacitados en nuestra sociedad adulta.

Los bebés y los niños en edad preescolar tienen menos rotación externa que los adultos.

Los cambios normales del desarrollo no corrigen los extremos de torsión en gran medida, especialmente en niños en edad escolar.

Las posiciones y otras actitudes posturales producirán cambios rotacionales en las tibias, dependiendo de la dirección del esfuerzo rotativo aplicado.

La corrección de estas deformidades es posible en el período de crecimiento mediante la aplicación de una simple férula nocturna, que produce una tensión rotacional en una dirección opuesta a la deformidad.

Las deformidades que estén presentes a los tres años de edad o más deben corregirse a esa edad; Se debe observar a los niños más pequeños con deformidad torsional para determinar qué cambios compensatorios pueden ocurrir.

¿Creeis que el único tratamiento para la RTI sería unicamente mediante férula nocturna? En mi opinion hay otro campo abierto como el barefoot training. Si quieres saber mucho más, atiende al NUEVO WORKSHOP sobre Patologías que os presentaré en el 2020 !!!

PRONTO FECHA !

Mucho más sobre patologías en: info@entrenabarefoot.com